El primer partido de ebrios se disputó en Noruega

Organizar un partido de fútbol es habitual entre amigos de cualquier parte del mundo, un grupo de amigos noruegos organizó el primer partido oficial de ebrios. Los jugadores de cada equipo debían superar el 1.0 gramo de alcohol en la sangre para disputar el encuentro. Todo comenzó con una fiesta en el vestuario y luego los jugadores salieron al campo de juego con una tribuna repleta de amigos.

COMENTAR