ROJAS
El jueves Sport Boys sufrió para ganar a Petrolero en el Tahuichi (2-1). Foto: Clovis de la Jaille

“No pierdo la esperanza de volver a la selección”

Edivaldo Rojas tiene un presente con poco brillo en Sport Boys, pero no le quita el sueño. Cambió a Wilstermann por un desafío que consideró más grande y no se arrepiente.

Lun, 20/03/2017 - 10:00
Roly Callaú Cruz – DIEZ

Edivaldo Rojas Hermoza es presente y futuro en el fútbol boliviano. El mediocampista ofensivo, que el año pasado fichó por Sport Boys, admite que los resultados no están acompañando a su equipo, pero asegura que el mal momento pasará. Cuando era figura e ídolo en Wilstermann decidió asumir un nuevo reto que le planteaba el Toro y no se arrepiente de su elección. Es un jugador con talento, de mucho temple y, sobre todo, ganador. Donde fue dejó huella y espera que esta vez no sea una excepción. La selección es un objetivo pendiente y dice que no descansará hasta ser convocado nuevamente. Contra Argentina jugó dos veces y nunca perdió (ambos empates). Es más, en la Copa América 2011 marcó un gol de taquito que siempre recuerda con orgullo y se esfuerza cada día esperando que el DT Mauricio Soria le dé una oportunidad en la Verde.

Se vienen dos partidos para la selección, uno de ellos ante Argentina. ¿Qué se te pasa por la cabeza en este momento?

Lindos recuerdos, porque por primera vez me llamó el profesor Gustavo Quinteros para jugar la Copa América 2011 con la selección. Debuté justo en un partido ante Argentina. Fue lindo porque hicimos un gran partido, anoté un gol, merecíamos la victoria pero al final terminó en empate. Fue un lindo recuerdo que me tiene marcado.

Y ahora que no estás, ¿qué se siente?

Nostalgia, porque hubiera querido estar. Estoy ilusionado porque siento que puedo hacer más por la selección. Representar a tu país es lo máximo, no tiene precio. Trabajo cada día en mi equipo para ser llamado nuevamente; estoy convencido de que puedo llegar a un buen nivel y mi objetivo, como el de muchos otros, es estar en la selección.

¿Cómo estás ahora, futbolísticamente?

Estoy bien, pese a que no tenemos un gran momento en Sport Boys. Las cosas no nos están saliendo como queríamos porque todavía nos está faltando; a veces hacemos buenos partidos, otros no tanto. A pesar de la irregularidad sigo creyendo en este proyecto y en mis compañeros. Somos nosotros los que vamos a hacer de este Sport Boys el equipo campeón que fue.

Pasa el tiempo y pasan los partidos pero los resultados no se ven, ¿a qué se debe?

No está siendo nada fácil llevar adelante este proyecto, pero con trabajo vamos a demostrar que podemos pelear por cosas importantes. Está la Copa Libertadores ahora, queremos hacer una gran campaña ganando partidos, que es importante, y poner a Sport Boys en el sitial donde tiene que estar. 

Se habló mucho de este Sport Boys, desde su conformación, y es obvio que todos le quieran ganar. ¿Esa es una presión extra para ustedes?

La verdad es que se armó un gran equipo y se generó una gran expectativa por las buenas contrataciones que se hicieron, con jugadores de calidad y de experiencia. Cuando vienen a jugar contra nosotros los rivales se exigen el doble porque somos el rival a vencer, y así se nos hace más difícil poder ganar.

¿Y cómo se maneja eso?

Nosotros tenemos que estar acostumbrados, ser más inteligentes y trabajar con tranquilidad los partidos, sin desesperarnos, poniendo el máximo de nuestra capacidad para conseguir los triunfos.

¿A partir de cuándo se podrá ver al Sport Boys que la gente quiere?

No lo sé, pero nos estamos preparando para ser protagonistas. El año pasado no nos fue muy bien, y en este torneo hemos intercalado buenos y malos partidos. Vamos bien pero nos está costando, porque los demás equipos nos tienen en la mira. Contra Blooming comenzamos bien, después tuvimos algunas fallas pero es así, el fútbol es así. Después de cada partido, en casa, me pregunto a veces qué es lo que nos falta…

¿Y qué falta?

Es difícil, complicado. Cuando entramos a la cancha lo hacemos con muchas ganas, pero a veces los rivales nos sorprenden, porque pienso que nos estudian bien. Por eso digo que tenemos que estar más preparados para eso, más atentos, ser más inteligentes para cerrar los partidos. Por ejemplo, Petrolero nos sorprendió y nos complicó bastante con un gol de contragolpe. Sin embargo, no somos de bajar los brazos y felizmente pudimos conseguir el triunfo que nos puede dar tranquilidad para trabajar y de una vez terminar de formar el equipo fuerte que la gente de Sport Boys quiere.

¿Les va a alcanzar el tiempo para enderezar el rumbo?

De ahora en adelante no hay margen de error porque los equipos que están más arriba tienen partidos menos que nosotros y están fallando menos. Si queremos ser protagonistas y meternos en la pelea por el título tenemos que ganarlo todo. Frente a Petrolero remontamos un partido jugando un buen segundo tiempo, y hay que dar secuencia a eso. No hay que aflojar.

Sport Boys es rico en jugadores pero tiene poca hinchada, ¿eso influye?

Claro que influye, pero hay varios factores para que la gente no nos acompañe como quisiéramos. Hemos estado jugando en canchas distintas…

¿Eso juega en contra?

Claro, porque no tenés tu casa propia, como tienen los otros equipos. Nosotros no tenemos nuestra hinchada junta porque jugamos en estadios diferentes, aparte que la gente se alejó porque no conseguimos victorias.

¿Hubo un desgaste?

Sí, y es normal. Hay que ganar para que nuestra hinchada vuelva a confiar. Somos nosotros los que tenemos que llamar a la gente con triunfos, estando ahí arriba, peleando. El fútbol es así, cuando el equipo está arriba en la tabla, la gente va al estadio, se ilusiona, acompaña. Solo depende de nosotros, trabajando en silencio, dándolo todo, paso a paso. Yo tengo el concepto de que más vale ir creciendo pasito a pasito, pero seguro. Hay que comenzar a ganar y mantener esa regularidad, sin caernos.

De todas las canchas, ¿en cuál se sienten más cómodos?

En el Tahuichi, porque la cancha nos permite jugar bien. En el Tahuichi nos sentimos bien, pero lastimosamente la gente no va. Tenemos que ganar más partidos seguidos para que nos sintamos locales de verdad.

¿Todavía se consideran candidatos?

Seguro, sin duda, eso es lo que nos mueve, a mí personalmente. Todos estamos trabajando para cambiar este momento y poner a Sport Boys donde se merece.

¿Hay tiempo para recuperar lo perdido?

Por supuesto, pero sin perder más puntos, porque los de arriba no están fallando. Hay que ir sumando de a tres para meter presión al resto en cada partido y obligarlos a que se equivoquen también.

Aparte de Sport Boys, ¿a qué otros equipos ves con etiqueta de candidatos al título?

Como están las cosas, Bolívar, The Strongest y Guabirá están haciendo un gran campeonato, Oriente también está peleando y Wilstermann tiene buen plantel.

A propósito de Wilstermann, ¿no te arrepentís de haberlo cambiado por Sport Boys, cuando en Cochabamba eras figura y te iba muy bien?

No, para nada. Yo viví un gran momento allá, pero a mí me gusta asumir nuevos desafíos, por eso decidí venir. A todos los lugares donde he ido me fue muy bien, rindiendo a gran nivel. Ahora, en Sport Boys, no es fácil por muchos motivos, pero sigo tranquilo, confiando siempre en que todo va a cambiar.

¿Creés que este presente irregular de Sport Boys puede haber afectado para que el año pasado ni este te hubieran llamado a la selección?

Puede ser, pero en realidad son varios factores. El año pasado estaba en un gran momento en Wilstermann, siendo figura y con 10 puntos arriba, y sin embargo tampoco me convocaron.

¿Te has puesto a pensar por qué?

A veces sí, otras veces lo dejé pasar y nada más. Me preguntaba porqué, estando en un buen momento, no era convocado. Por ahí no era el momento, no necesitaban de mi característica o por ahí simplemente estaban pensando en jugadores más jóvenes. Pero yo sigo con esa ilusión de seguir aportando a la selección, eso es lo que a mí me mueve, pero para eso tengo que estar en un buen nivel acá y hacer cosas importantes con el club.

Se vienen dos partidos bonitos para jugarlos, Colombia y luego Argentina…

Son partidos lindos, frente a dos selecciones fuertísimas. Yo tuve la oportunidad de jugar dos veces contra Argentina y nunca perdí, uno por la Copa América y otro por las Eliminatorias.

¿Qué se siente?

Es lindo poder representar al pueblo boliviano, donde todos tus amigos y familiares están mandando energías positivas para que nos vaya bien a todos. La oportunidad de poder regalarle una victoria a tu selección es lo más lindo.

¿Cómo has visto el fútbol boliviano desde tu retorno?

Inestable. Hay muchos problemas que no dejan avanzar. Cómo es posible que hubieran cambiado tantos presidentes en la FBF y entrenadores en tan poco tiempo. Es un desastre, y eso al final afecta. La cosa no es así, hay que apostar a procesos, ahora mismo a Mauricio Soria hay que darle tiempo, respaldarlo y, sobre todo, brindarle todas las condiciones.

¿Cuál es tu meta?

Por ahora mi presente es Sport Boys, todavía no acabó esto. Después el futuro lo vamos a ver con más tranquilidad, ahora hay que vivir el momento. Si hay la oportunidad de quedarse acá para asumir otro desafío, me gustaría, pero hoy me centro solo en Sport Boys, después se verá. Lo bueno es que por todos los clubes donde estuve siempre dejé algo para ser recordado, y espero que con Sport Boys no sea diferente. Soy un jugador que se propone metas y las cumple.

El equipo lo integran varios jugadores pero, personalmente, ¿cómo evaluás tu presente en el equipo, sentís que estás en deuda?

Nunca fui acostumbrado a perder, menos estar peleando abajo. A mí me gusta ser protagonista en todo, donde voy. Lastimosamente los resultados no nos están acompañando, pero esto va a cambiar.

¿Quiénes son tus candidatos para el Mundial 2018?

Brasil, Argentina, Chile, y luego hay una pelea muy grande. Están Ecuador, Colombia, pero puede ser que Argentina también se quede fuera. El que mejor ha demostrado su fútbol y está muy firme, después de haber remontado un mal momento, es Brasil. Las selecciones están en un gran nivel, tienen buenos jugadores y con seguridad que habrá sorpresas.

¿Y en la Champions?

A mí me gusta el Barcelona, por Neymar, por su fútbol, por Luis Suárez, me gusta mucho, pero hay equipos muy buenos, como el Bayern Munich, Real Madrid, la Juventus. Quiero que pasen los equipos más grandes a las semifinales.


COMENTAR

Diosa Diez

Atractiva. Esta simpática jovencita de piel morena tiene 23 años,...